Marzo 5, 2024

Putaendo Informa

En el Camino de la Noticia

Crónica del Domingo: EL VIOLINISTA DEL DIABLO

Como todos los Domingos publicamos una crónica hecha llegar a nuestro medio por, por Christian Rodrigo Nuñez La Rosa, Cronista y recopilador de Historias. para Putaendo Informa.

EL VIRTUOSISMO DE SU INTERPRETACIÓN LO HICIERON UN MÚSICO EXCEPCIONAL, PERO SU DON PROVENIA DEL MAS ALLÁ. LA HISTORIA DEL MEJOR VIOLINISTA DE LA HISTORIA Y SU OSCURA VIDA.

Nicoolo Paganini nació en Italia, más precisamente en Génova, su historia es apasionante a tal punto que hasta nuestros días se asegura que realizo un pacto con el diablo, aquí la relatamos tal cual.

A los 5 años su padre pensó que tenía los dedos y brazos demasiado largos y lo obligó a tocar la mandolina, el pequeño Niccolò pasaba horas practicando, hasta 10 horas al día para complacer a su excesivo y abusivo padre que planeaba volver a su hijo un prodigio de la música.

Luego a los 7 años pasó al violín, pero todo se acabó cuando el pequeño enfermó gravemente de sarampión, estaba débil, su condición no mejoraba y pasados unos días sus padres descubrieron que estaba muerto y le envolvieron en una mortaja.

Principio del formulario

Final del formulario

Pero pasó algo muy extraño, el niño volvió, o quizá simplemente estuvo muy débil y pensaron que ya había muerto, como sea Paganini empezó a mejorar milagrosamente y regresó a tocar el violín, pero algo había cambiado en él. Aquí es donde nace el mito que su padre realizo un pacto con el diablo con el fin de que le salvara la vida.

Paganini lucía más concentrado, tocaba más rápido (mucho) e improvisaba todo el tiempo, pero de alguna manera tocaba de una forma que rayaba la perfección, era tan bueno que a los 9 años se presentó por primera vez en público.

Los siguientes años se volvió famoso, pero era soberbio y no practicaba, se la pasaba bebiendo, apostando y buscando mujeres hermosas que constantemente le rechazaban (la gente de su época lo describía como alguien muy feo).

Pero quizá la descripción más famosa de él es la que hizo su médico, que lo describió como alguien extremadamente pálido, sumamente delgado, de estatura mediana para la época (1,65), con la frente muy ancha, el cuello largo nariz aguileña, pelo negro y grandes orejas.

A los 16 años debido a la bebida y las apuestas, tuvo que empeñar su violín para poder comer, afortunadamente un admirador le regaló otro violín, un Guarnerius que se volvió su preferido, llamado “Il Canone”. aunque tuvo otros 4 en su colección (dos Amati y dos Stradivarius)

Recuperó su fortuna y decidió hacer giras por su cuenta luego de que tratara de estudiar con Giovanni Servetto, luego con Alejandro Rolla, pero ambos maestros tras escucharlo tocar dijeron que no tenían nada que enseñarle, Paganini podía mover los dedos como ningún otro músico.

Y en esa época empezaron los rumores acerca de un virtuoso violinista que tocaba a una velocidad nunca antes vista, un hombre que se contorsionaba en el escenario y lograba hipnotizar a toda la audiencia. Y se empezó a decir que su talento era obra del diablo.

Y Paganini lé sacó provecho a esos rumores empezó a vestirse de negro y llegaba a sus conciertos en un tenebroso carruaje tirado por 4 caballos negros además empezó a perder los dientes por lo que su apariencia lúgubre aumentó y con ello el morbo por verlo tocar.

Y por eso Paganini vendía los boletos para sus espectáculos excesivamente caros, sus presentaciones producían mucha expectación y constantemente se vendían productos con su nombre, viajaba a Viena Paris y Londres constantemente y siempre, pero siempre con llenos totales.

Cada día era mejor y dominaba y mejoraba su show, al grado que en una de sus presentaciones las cuerdas de su violín reventaron hasta dejar solamente una y tocar piezas impresionantemente bellas, vibrantes y desgarradoras con solo una cuerda.

Paganini estaba siglos adelante de todos sus contemporáneos, le sabía sacar mucho provecho a su fama, tanto que a pesar de ser flaco, enfermizo (Tenía tuberculosis), no tener dientes y tener una apariencia decrépita, constantemente estaba metido en líos de faldas.

Incluso se rumora que las hermanas del propio Napoleón estuvieron involucradas en uno, eventualmente se casó con una bailarina llamada Antonia Bianchi, con quien tuvo un hijo al que llamaron Aquiles.

Paganini era ya una leyenda, Mendelssohn llegó a declarar que era un artista único, aunque muchos coincidían que había algo sobrenatural en él, incluso una vez en un concierto en Bélgica lo abuchearon por terror, testigos aseguraron ver al diablo detrás de él moviendo su mano.

Principio del formulario

Final del formulario

Principio del formulario

Final del formulario

Pero les digo que él tipo le sacaba provecho a su fama, sabía que había rumores acerca de su persona, incluso a veces pedía que bajaran las luces del lugar al mínimo para actuar casi en las sombras contorsionándose al tocar con ese aspecto macabro suyo.

Creó cerca de 200 piezas musicales, su exquisita e impresionante técnica influyó en los músicos de las generaciones venidera pero conforme su fama y virtuosidades aumentaban, su salud se deterioraba, tenía tuberculosis, sífilis y también un cáncer de laringe que le robó la voz.

Mudo, enfermo y débil siguió tocando, la gente que lo veía decía que sus violines “hablaban”, que paganini lograba sacar sonidos fantásticos, incluso surgió el rumor que dentro de ellos capturaba las almas de sus amantes y que sus cuerdas estaban hechas con el pelo del diablo.

Sin embargo, a los 58 años su salud estaba tan deteriorada que temiendo su muerte su hijo llamó al obispo de Niza, pero Paganini se negó a verlo argumentando que estaba bien, murió sin recibir los sacramentos y por eso la iglesia le negó ser enterrado en un camposanto.

Se dice que su hijo embalsamó su cadáver y lo guardó en el sótano hasta que obtuvo un permiso del Papa para enterrar a su padre y pudiera descansar en paz.

Tras su muerte se supo el secreto de su talento, Paganini no tenía un trato con el diablo, Paganini nació enfermo del síndrome de Marfán, que es un trastorno hereditario y que se manifiesta con problemas cardiovasculares y óseos, por eso podía doblar y flexionar sus dedos y articulaciones como ningún otro músico, Paganini sabía eso y simplemente le sacó provecho…

Por enfermedad talento o un trato con el diablo, Paganini fue el mejor violinista de la historia y eso nadie se lo quita.

Si fue obra del diablo entonces hay una fuerza oculta esperando en la oscuridad de su habitación que ustedes deseen algo para que él se los conceda.

Asómense debajo de su cama a ver si lo encuentran.

Nos vemos la próxima semana con otra interesante crónica Dominical.