Marzo 3, 2024

Putaendo Informa

En el Camino de la Noticia

Nuevamente el Municipio de Putaendo en la Mira de la Contraloría

Por Patricio Gallardo M.

La contraloría regional de Valparaíso a través de su unidad de control externo, emitió un informe bajo el rol número 838/2018 de fecha 24 de Enero del año 2019, donde luego de una exhaustiva revisión logró determinar  graves  irregularidades administrativas en el municipio de Putaendo. 

Todos  los municipios del país deben responder a la revisión periódica que realiza la Contraloría General de la República, la cual tiene por objetivo que se gasten los recursos del Estado de acuerdo a toda la normativa legal vigente y que todos los procesos se hagan de acuerdo a las leyes de Chile.

            La contraloría tiene dos formas de visitas presenciales a los municipios, la primera es la llamada rutinaria en donde al azar seleccionan un municipio y lo someten a alguna revisión o bien se produce una  visita a raíz de alguna denuncia ciudadana.

            En este contexto el año 2018 la Contraloría hizo una inspección al Municipio de Putaendo  centrada en la adquisición de bienes o servicios y la contratación de servicios.

            En enero de 2019, el municipio recibió un contundente informe con una serie de anomalías detectadas en diferentes departamentos de esa municipalidad y dio un plazo para la superación de las observaciones e informar a la Contraloría.

            En paralelo el administrador municipal, tal como lo establece la normativa, debía dar cuenta al concejo municipal de esta situación en conjunto con el secretario municipal.

            Por ahora no hemos podido saber si el municipio resolvió todo lo observado y si efectivamente el concejo municipal fue informado de esta serie de situaciones por decir lo menos ilegales.

La primera observación está relacionada con una licitación, en donde curiosamente los encargados del área de compras del municipio NO les asignó puntaje a una reconocida empresa de amplificación e iluminación que participó de ese proceso y que finalmente hizo que esta empresa no fuera la ganadora en ese proceso.

Dable es señalar que los procesos de licitación siempre pasan por varios filtros de revisión pues hay una comisión que se encarga de ello……

Otra grave falta es que el municipio no tiene un libro de registro de las investigaciones sumarias o sumarios administrativos, lo que corresponde tenerlo por ley….

            Tampoco, y como tercera falencia, no existe un inventario actualizado de los bienes que se compran para el municipio.

En el área de finanzas existe un atraso en la realización de las conciliaciones bancarias, las cuales obviamente permiten saber los montos que se tienen en cada cuenta bancaria que maneja el municipio, es como dar y dar cheques sin saber si hay fondos.

Como quinto punto se observó por una serie de errores el contrato con la empresa de extracción de basura, puesto que no se tenía claridad de cuantas toneladas de basura se debían extraer ,ni tampoco se sabía cuantos kilómetros tenía que recorrer el camión y lo que es más alarmante el contrato, por el monto, no estaba en conocimiento del concejo municipal, el administrador municipal dijo en su respuesta que esto había sido un error……..?????

            La sexta observación que hizo la contraloría tiene que ver con un tema de emisión de órdenes de compra después de haber recibido las facturas de los servicios prestados. Esto es claramente una ilegalidad frente a la conocida ley de compras del país y que cualquier funcionario municipal sabe que primero la orden de compra y después la factura. Podríamos entender si el total de compras fueran $100.000 ò $200.000  pero se constató que el “error” asciende a màs de 96 millones de pesos.

            La séptima observación también esta relacionada con la empresa de extracto de aseo, a la cual se le extendió el contrato con el municipio sin que existiera conocimiento y aprobación del Concejo Municipal, que  fue el mismo caso con el mecánico que contrata el municipio, , la empresa que surte de combustibles   y la empresa CAS Chile, que otorga programas computacionales al municipio.

Lo más grave de esto es que este informe entregado ya casi un año atrás al municipio de Putaendo por la contraloría regional de Valparaíso, no esté en conocimiento detallado de los concejales de la comuna, y que deja en evidencia la mala ADMINISTRACIÓN del municipio de Putaendo en hechos que son de suma gravedad y que algunos han tratado de minimizar o derechamente ocultar para que ni siquiera sean de conocimiento del concejo municipal.