Evalúan acciones legales contra Parroquia San Antonio de Padua por bochornoso episodio durante un funeral

Evalúan acciones legales contra Parroquia San Antonio de Padua por bochornoso episodio durante un funeral

Por más de cuarenta minutos los familiares de una difunta vieron cómo el ataúd de su ser querido era ingresado y salido una y otra vez desde una sepultura. Acusan un trato negligente con el ataúd y una humillación hacia los dolientes y evalúan llevar el caso a tribunales.

La despedida a un ser querido es un momento doloroso para cualquier familia. Pero el pasado fin de semana la familia Musat vio acrecentada aún más su pena e indignación al ser víctimas de un trato que ellos mismos califican como humillante.

Claudio Musat es uno de los afectados, y aún molesto relató a Putaendo Informa que el pasado fin de semana se realizaron los funerales de su madre en el Cementerio Parroquial de Putaendo. Al recinto acudieron varios familiares, amigos y vecinos para dar el último adiós a su ser amado. Sin embargo, ninguno podía imaginar si quiera el bochornoso episodio que ocurriría minutos después.

“Cuando llegamos al cementerio los mismos trabajadores se dan cuenta que la sepultura era más pequeña que el ataúd. Fueron varios minutos en los que movían el cajón de un lado a otro. Metían y sacaban el ataúd en presencia de todos nosotros. Rompieron parte de la sepultura. Fue humillante” aseguró Musat.

En una serie de videos difundidos a través de las redes sociales se puede apreciar el bochornoso episodio y cómo trabajadores del cementerio intentan sepultar el ataúd desde los pies e incluso de cabeza en varias oportunidades. Todo en presencia de los dolientes, una de las cuales incluso sufrió un desmayo producto de lo que estaba ocurriendo.

 

Fueron más de cuarenta minutos de intentos para sepultar el ataúd de quien en vida fuese madre y abuela. Una de las familiares le solicitaba a los presentes hacer abandono del acto fúnebre, mientras los sepultureros optaban por romper la sepultura para permitir el descanso final de la difunta.

Claudio Musat además acusó una mala disposición y malos tratos por parte de trabajadores del cementerio y poca empatía por parte de la oficina parroquial. Por ello, aseguró que como familia exigen disculpas públicas de la Parroquia San Antonio de Padua a los familiares, deudos y a todos quienes presenciaron esta lamentable situación. De igual manera, el afectado afirmó que como familia sostuvieron una reunión en la cual analizaron la presentación de una querella contra la iglesia por los daños y el perjuicio causado.

Hasta el momento la Parroquia San Antonio de Padua no se ha referido al incidente, en momentos en que el párroco Vicente Montenegro se encuentra en un retiro.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: