Editorial: Un castillo que se cae cuando su Rey ya no puede gobernar

Editorial: Un castillo que se cae cuando su Rey ya no puede gobernar

Columna de Opinión del director de Putaendo informa Patricio Gallardo Montenegro

Seguramente muchos de nosotros en algún momento de nuestras vidas, leímos alguna historia de castillos, príncipes reyes o talvez disfrutamos de alguna película que nos maravillaron con fantásticas historias que incluso hablan de feroces dragones que escupen fuego, de valientes caballeros que rescataban a hermosas princesas.

Pero esta crónica no es para hablar de aquello, aunque ciertamente de alguna u otra manera se asemeja a esas historias que nos hablaban de un buen rey que gobernada de manera justa para el pueblo pero que fue traicionado, derrocado o terminó enfermándose y los más triste acabando con un reino justo, con un castillo fuerte que terminó por caerse y por quienes llegaron a ocupar su lugar borrando todo lo bueno que pudo haber hecho.

En Putaendo ciertamente tenemos un castillo llamado Municipio que en el último tiempo ha dejado en evidencia como ya su Alcalde no está gobernando como debiese por un tema de salud, que ciertamente es lamentable pues todos  sin excepción alguna podemos en algún momento también vernos expuestos a una enfermedad tan compleja como la que afecta a la primera autoridad, y ese es el punto que marca la diferencia pues sin desmerecer a nadie ni tampoco elevarlo a una super categoría, el tema de fondo es que quien hoy está  afectado por esta enfermedad que lo ha diezmado notoriamente es la máxima autoridad de la comuna el que por años lideró el cambio de la comuna en muchos aspectos desde que arribó al sillón municipal.

Me detengo en este punto y no para justificar nada solo para aclarar que es más fácil acomodarse a las típicas frases que se han escuchado en torno al tema de la salud del Alcalde, y  si bien es cierto  todas las opiniones son validas y respetadas, no es menos cierto que hablar de este tema genera que algunos lo tomen como ataques falta de respeto y otras cosas, pero ciertamente mas haya de su análisis lo concreto que es un hecho indesmentible, penoso pero real que por muchos fue tratado de ocultar o desmentir pero que hoy demuestra con hechos concretos como la salud de la primera autoridad comunal lo tiene como un rey que ya no gobierna este imaginario castillo.

Hoy hemos sido testigos de hechos inaceptables que han sacudido al municipio de Putaendo, desordenes administrativos, pagos millonarios de horas extras, contrataciones o apitutamiento de algunos o algunas en cargos inventados o acomodados,    de funcionarios perseguidos, hostigados, acosados de un aumento de licencias médicas por estrés o de tipo psiquiátrica, pero lo mas grave hemos visto como hoy las grandes decisiones y también las pequeñas ya no son tomadas por la primera autoridad si no que por su circulo cercano, el mismo que el buscó y colocó a su diestra, los mismos que juraron lealtad y que la confundieron con aprovechamiento y que terminaron por marearse  con el poder que jamás pensaron tener y que nunca podrán tener a través del voto popular.

Sin embargo eso no es lo mas grave, lo grave es que hoy todo el trabajo realizado por la primera autoridad durante todos estos años, podría convertirse en un castillo que se cae a pedazos, pues nadie puede dejar de reconocer que desde la llegada de  Guillermo Reyes, la comuna cambió, progresó y es otra, se notó el cambio se ve lo realizado y merece todo el reconocimiento por una gestión exitosa que muestra liderazgo, trabajo y compromiso, sin embargo y sin querer    elevar  a la primera autoridad  a la categoría de héroe o “ Dios “ pues mas allá de su estado de salud también en el ámbito de la administración municipal, tiene sus pecados, este legado, este trabajo, todo lo realizado podría quedar en un segundo plano, hoy se permite que sigan ocurriendo hechos desafortunados, que rayan entre lo legal y lo ético que se paseen  a limite de la ilegalidad o la corrupción, términos de los cuales nunca oímos hablar de esta administración pero que demuestra  como hoy y desde hace un buen tiempo no es la primera autoridad la que está al mando más allá de lo que digan escriban publiquen  o salgan a explicar pues los hechos son lapidarios e indesmentibles.

Sumado a esto  vemos un consejo municipal ausente sin querer opinar sobre este tema, donde ha imperado el no quedar mal con nadie o literalmente el término “yo paso “ haciendo una finta a enfrentar el tema de la salud del Alcalde con apego a la ley y con el respeto que se merece pero sin dejar de entender y comprender que es parte de sus obligaciones velar por que el municipio sea bien conducido lo que hoy no ocurre y lo mas grave es permitido por la actitud pasiva  de todos los concejales.

Por aquello hoy es tarea de todos, incluso de los que   hoy gritan a los cuatro vientos lealtad a la primera autoridad, cuidar y proteger el legado de un hombre que como cualquier mortal hoy por un tema de salud no le permite gobernar como lo hacía, pues que duda cae que, si Guillermo Reyes estuviera bien, nada de lo que hoy esta pasando en el municipio de Putaendo pasaría

Talvez lo del rey que se enfermó y no pudo seguir gobernado para el pueblo  puede ser un cuento o una historia lejana, pero lamentablemente es una realidad y por el bien de nuestra comuna, del hombre tras el importante cargo de Alcalde , y de quienes lo apoyaron no tan solo con su voto si no que aprendieron a quererlo,   luchar para que este castillo no se caiga a pedazos por quienes hoy pretenden  ponerse una corona que  no les pertenece y lo más grave que podría terminar de marearlos más  con el poder que al parecer hoy solo están ocupando para beneficio propio, lejos del legado y trabajo de quien por clamor popular y merecidamente  se ganó dicha corona.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: