fbpx

Carta al director: “Sensibilidad electoral”

Es al menos curioso, que en esta etapa previa a las elecciones municipales del próximo año, aquellos aspectos que permanecieron postergados comiencen a tener atención, surgen muchos nombres aspirando a obtener el preciado cargo municipal, cada uno intentando dominar las necesidades y reivindicaciones sociales y manejando la contingencia.

Por Joaquin Gallardo Astudillo, Estudiante de Periodismo

El año que viene será de muchas definiciones importantes, influenciadas debido al estallido social que nos invita a reconfigurar los paradigmas del ejercicio político, económico y social. En síntesis, el funcionamiento de nuestro sistema institucional bajo nuevas reglas. El próximo año tendremos por primera vez en democracia, la oportunidad de elegir si queremos una nueva constitución y cuál será su mecanismo, además de la elección de gobernadores regionales por voto popular, sumado a la elección de alcaldes y concejales en todo el país.

Sin lugar a dudas, será un año interesante donde la actividad política se realizará con bastante intensidad. Es normal que en estas fechas los partidos comiencen a definir sus cartas para la alcaldía y el concejo municipal, además de definir el rol que jugarán en el proceso constituyente.

Me llama la atención el proceso electoral comunal que se vivirá el próximo año. En los pocos casos conocidos de quienes fijan su mirada en la alcaldía y el concejo, hay poco de propuestas, poco de contacto, pero mucho personalismo y mucho protagonismo, además de prácticas que derechamente llegan a ser miserables y que me llevan a pensar que no han aprendido nada del estallido social y de lo que la ciudadanía espera de sus representantes, o de quienes aspiran a serlo.

Es curioso que en el último mes surjan “ayudas sociales” asociada a propaganda política. Es llamativa la entrega de forraje y agua a crianceros a cambio del voto, señalando tácitamente su intención de convertirse en concejal de la comuna, aprovechándose de la vulnerabilidad, la desesperación y la necesidad de quienes han debido sobreponerse muchas veces por sus propios medios.

Sobre el mismo punto, es llamativo suponer que la sequía comenzó este año y que no es un fenómeno sostenido que ha minado el desarrollo agrícola y ganadero de Putaendo. Como si se tratara de un tema contemporáneo, han resucitado viejos liderazgos y otros nuevos en la cancha proponiendo soluciones apresuradamente, para que otro candidato no les gane la apuesta. No se trata de buscar soluciones, se trata de quien puede sacar la mayor cantidad de réditos electorales. “El candidato beneficiado debo ser yo y no los demás”. Los afectados son parte de la fórmula para lograrlo, al igual que la prensa tan necesaria para hacer la “labor social” de los candidatos, quienes no pueden ayudar sin que haya una cámara y un micrófono presente.

Hoy comienzan los espacios radiales, donde autoridades y candidatos invitan semanalmente al tejido social de la comuna. Un desfile de dirigentes, que si no estuviéramos en campaña, seguirían liderando sus sectores y canalizando sus necesidades con la complejidad de encontrar una respuesta. Ahora los dirigentes son importantes y merecen ser escuchados. Aprovechen el momento, después de octubre del 2020 pasarán nuevamente al anonimato.

Navidad es otra época especial para los candidatos. Es la época en la que pueden fingir interés por los sectores vulnerables llegando con un regalito a cambio de una foto con el/la simpático candidato/a, que se animó a conocerlos porque está en campaña.

Lo mismo ocurre con quienes se inmiscuyen en el movimiento social para aparecer en fotos, videos, transmisiones de Facebook y otros marchando en la primera fila o acaparando micrófonos para pregonar encendidos discursos. La imagen vende, pero articular un movimiento que pudo haber sido fuerte pasa a segundo plano. Los rostros primero.

Hay de quienes marcharon para frenar el avance de la minera, de quienes lanzaron un férreo no a esta empresa tan dañina a la comunidad. Quienes cerraron las puertas pero abrieron los bolsillos sin pudor, traicionando a quienes en el anonimato intentaron todo para proteger a su pueblo.

Las nuevas demandas ciudadanas que requieren un cambio paradigmático en la forma de hacer política requieren un piso ético mínimo, donde las viejas prácticas comiencen a quedar obsoletas. Parece que en Putaendo el mensaje está tardando en llegar. Los partidos políticos deben dejar de ser agencias electorales y analizar su función para direccionarse en pos de acciones que cambien la vida de los habitantes, promoviendo intervenciones en las comunidades.

Hemos visto un desfile de nombres, que no son nada más que eso, nombres esperando posicionarse en un cargo para cumplir sus deseos y aspiraciones personales. Sin embargo, la realización de plebiscitos ciudadanos – de los que Putaendo quedó exento e impedido de votar y expresarse – nos da un contundente ejemplo de que el futuro de nuestra comuna está en los sectores, en los mismos vecinos que conocen la realidad y necesidades de su comunidad. Esa es la base social a la que debemos atender por sobre cualquier voluntad individual.

Qué duda cabe. Putaendo necesita nuevos líderes, pero no nos equivoquemos, necesitamos líderes que participen de las comunidades, y por sobretodo, que escuchen a nuestros vecinos, quienes tienen mucho que decir y mucho que opinar. No es líder quien se perfila sólo para ser candidato o candidata, es líder quien está dispuesto o dispuesta a entregarse a su comunidad y dejar una huella que va más allá de pedir el voto. Creemos líderes… lo que hemos visto hoy, no es más que una farsa.

Joaquín Gallardo Astudillo

Estudiante de periodismo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

POST

Miguel Vega: El movimiento social es lo único que puede parar...

El ex presidente y hoy tesorero de la junta de vigilancia el río Putaendo (JVRP) salió al paso del comunicado de prensa...
- Advertisment -