Header ad
Header ad
Header ad
Header ad
Header ad
Vibrante empate de la selección Sub17 de Putaendo en Santa María

Vibrante empate de la selección Sub17 de Putaendo en Santa María

Un partido que tuvo de todo, donde la selección de Putaendo, en un vibrante encuentro logró un merecido empate, en un partido no exento de polémicas.

La selección Sub 17 de Putaendo comenzó a las 19:00 horas el encuentro contra su similar de Santa María en el estadio municipal de la citada comuna, formando con Boris Vergara en el pórtico, Ricardo Sánchez, Diego Herrera, Roberto Alfaro y Francisco Maldonado en defensa, mientras que en el medio campo estuvieron Patricio González, Luis Henríquez y Cristian Rojas, para dejar en delantera a Franco Astudillo, Álvaro Lobos y Pablo Meza.

En un recinto deportivo que estaba muy lejos de ser una cancha para jugar al fútbol, con un estado deteriorado, que quedó demostrado como en el primer tiempo, el arquero de Putaendo Boris Vergara estuvo prácticamente en un “charco”, se desarrolló el encuentro deportivo, donde ambos equipos solo jugaban al pelotazo y a los centros, porque era prácticamente imposible poner la pelota a ras de piso y jugar el fútbol que la Sub 17 de Putaendo ha demostrado en encuentros anteriores.

Justamente mediante el expediente de la pelota detenida, en el minuto 27, Sergio Cruz por medio de un cabezazo descolocó al arquero de Putaendo marcando el 1-0, en el minuto 40 y en otro tiro libre, el jugador Luis Henríquez de la selección de Putaendo decretó mediante un cabezazo el empate momentáneo, resultado con el cual ambos equipos se fueron al descanso.

Cabe consignar que el equipo de Santa María tuvo un fútbol violento, que fue permitido por el arbitraje de Enríque Quiñones, quien dejó que los jugadores de Santa María golpearan a los jugadores de Putaendo.

Extrañamente cuando se inició el segundo tiempo, dos trabajadores del estadio municipal vaciaron cuatro sacos con tierra sobre el arco que había ocupado Boris Vergara y que en el segundo tiempo correspondía ocupar al arquero de la selección de Santa María, lo que fue reclamado por los jugadores de Putaendo, donde incluso, el encargado del turno hizo salir inmediatamente a ambos funcionarios, advirtiendo que consignaría tal irregularidad en su informe.

El segundo tiempo estuvo marcado por el mismo desorden futbolístico de ambos equipos que solo buscaban el pelotazo como la única manera de llegar al arco rival, el árbitro Enrique Quiñones sancionó un foul descalificador de un defensor de Santa María, al cual le mostró supuestamente tarjeta amarilla, lo que llevó a que el guarda-lineas advirtiera esta situación, expulsando en primera instancia al jugador, sin embargo, el árbitro luego se retracta de la expulsión, manifestando que había mostrado la cartulina amarilla a otro jugador, lo que demostraba el mal arbitraje y la des-coordinación existente entre los árbitros que continuó permitiendo que los jugadores de Santa María golpearan a los jugadores de Putaendo, en este sentido el jugador Luis Henríquez recibió un golpe en pleno rostro que le ocasionó un profuso sangrado en su nariz, ante lo cual permaneció por varios minutos al borde del campo de juego mientras era atendido por el cuerpo técnico de la Sub 17.

En lo netamente deportivo, el jugador Gormaz de Santa María aprovechó un rebote en un tiro libre para en el minuto 25 poner el transitorio 2-1 en favor de Santa María, mientras que en el minuto 37, en una brillante jugada del seleccionado putaendino Luis Henríquez, quien arrastró marcas, dejó a varios hombres en el camino, llegó al vértice del área, enganchó y mediante una lujosa rabona cambió la pelota al otro extremo de la cancha donde el hábil jugador Álvaro Lobos esquivó a un defensor y clavó la pelota pegada al poste del arquero Pérez de Santa María, decretando el empate con el cual terminaría el encuentro deportivo, que tuvo como protagonista además al Director Técnico del equipo de Santa María, el ex jugador Héctor Rocco, quien ingresaba a la cancha en todo instante, acomodaba el balón de sus dirigidos, faltando solo que se colocara la camiseta y saliera a jugar, en un espectáculo vergonzoso permitido por el árbitro Enríque Quiñones.

Un empate merecido para la selección de Putaendo, pues nunca pudo mostrar su buen fútbol por el mal estado del campo deportivo, los errores de los árbitros, el juego violento de los adversarios y otros hechos más a los cuales debió sobreponerse, lo que deberá dilucidarse el próximo sábado 08 de septiembre cuando se juegue la revancha en el estadio municipal de Putaendo.

En algunas imágenes, Putaendo Informa que estuvo en este encuentro deportivo le invita a ver a continuación los pormenores del partido Sub17

Galería Fotográfica

[nggallery id=433].

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: