Vecinos de calle Juan Rozas preocupados por episodios de violencia en recinto deportivo

Vecinos de calle Juan Rozas preocupados por episodios de violencia en recinto deportivo

Mediante una carta dirigida a las autoridades locales, representantes de la Asociación de Fútbol y Carabineros de Putaendo, residentes del sector piden un mayor control luego que según denuncian, el pasado 17 de febrero ocurriera una “batalla campal” durante un encuentro deportivo en las dependencias del Club Cóndor.

“Palos, piedras y cervezas volaban por el aire. Había gente que corría para no ser agredida y otros que los perseguían”. Así relata un grupo de vecinos de calle Juan Rozas la situación ocurrida el domingo 17 de marzo en el estadio del Club Deportivo Cóndor, donde en medio de un encuentro, diferencias entre jugadores de equipos en competencia derivó en una fuerte pelea, la que los residentes describen como una verdadera batalla campal.

“Jugadores y barristas comenzaron a salir a la calle por las puertas del recinto como por las panderetas que son muy bajas. Había mujeres y niños que corrían para no ser agredidos, porque quedaron en medio de una disputa que más parecía una batalla campal. Algunos individuos intentaron ingresar a los domicilios aledaños al recinto deportivo. Entre vecinos tuvimos que salir y defendernos, poniéndonos en las puertas y arriesgando nuestra integridad y la de  nuestras familias” cita el documento, enviado a la Asociación de Fútbol, la Municipalidad de Putaendo y la Tenencia de Carabineros.

El episodio ocurrió cerca de las 19:45 horas y las peleas duraron hasta pasadas las 22:00 horas. Carabineros intentó intervenir pero los vecinos afirman que un “encargado” del recinto deportivo cerró el portón, impidiendo el paso de los efectivos policiales, argumentando que se trataba de un recinto privado.

Los residentes definen al sector como un barrio tranquilo donde mayoritariamente habitan adultos mayores. Sin embargo, afirman que lo ocurrido el 17 de marzo fue la gota que rebalsó el vaso y un cúmulo de episodios de violencia y desórdenes que afirman, viene arrastrándose desde hace al menos dos años.

“Hace unas semanas veíamos cómo prendían fuegos artificiales cerca de los pinos que tiene la cancha. Facilitan las dependencias para cosas que no corresponden. Hay consumo excesivo de alcohol, peleas y griteríos. El lugar es ocupado para hacer fiestas que duran hasta la madrugada y para actividades que no tienen que ver con el deporte” reclama una de las afectadas.

Los vecinos esperan la intervención de las autoridades y una mayor responsabilidad de los dirigentes deportivos, y anhelan que las familias puedan volver a los estadios en forma segura, y que ellos como cercanos al Club Cóndor puedan vivir tranquilamente.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: