Opinión: "Alfabetización Rural, un desafío invisibilizado"

Opinión: "Alfabetización Rural, un desafío invisibilizado"

2015_09_08_dia_alfabetizacion1

Por Joaquín Gallardo Astudillo // “No existe límite de edad cuando se trata de abrir oportunidades a través de la educación. Quienes dedicaron su niñez y juventud al trabajo del campo merecen tener acceso a la formación que no pudieron tener. No se trata de una necesidad, se trata de un derecho”.

Amigas y amigos, como cada semana es un gusto dirigirme a ustedes a través de este medio para aportar ideas al quehacer comunal, más allá del escenario electoral que ya entra en su recta final.

En esta ocasión quiero abordar un tema que desde mi perspectiva requiere atención p14051763_10210008281988164_4076753044524542741_nrioritaria, pues tiene un trasfondo estructural, cuya intervención va en beneficio directo de la mejora en la calidad de vida de nuestras putaendinas y nuestros putaendinos de las distintas localidades rurales de nuestra comuna. No se trata de un ofertón, sino de la solución a una realidad que ha quedado ajena al debate durante años… quizá muchos.

Hoy el acceso a la educación primaria, secundaria e incluso superior es más accesible para todas las familias. Mi generación es tal vez la primera de extensas familias que han ingresado a la universidad, realidad que hace no muchos años atrás no era posible. Hombres y mujeres no tuvieron la oportunidad de acceder a la educación formal, pues debieron hipotecar su niñez y juventud en labores del campo o el hogar, o porque sencillamente los recursos del hogar no alcanzaban.

Sin embargo, la edad jamás ha sido un impedimento, hablando en el amplio sentido de la palabra, y por tanto, no es una barrera para la educación. En países como Argentina, distintas gobernaciones y municipios han implementado los Planes de Alfabetización Rural (PAR), que van dirigidos a trabajadores del campo, mayores de 15 años, y a sus familias, con la finalidad de entregarles conocimientos en lectura, escritura, cálculo básico, y derechos laborales… si, derechos laborales.

Los PAR no son sólo un programa que busque nivelar los conocimientos, sino que son una herramienta que le permite a los trabajadores defender sus derechos a través del manejo de la lectura, escritura y cálculo básico. Una herramienta que mejora considerablemente el autoestima, facilita el acceso a un campo laboral justo, equipara las condiciones de acceso al empleo entre zonas urbanas y rurales, evita ser víctima de estafas (por falsificación por ejemplo), pero lo más importante, dignifica la vida de aquella persona que ha dedicado gran parte de su vida a forjar el campo que cubre nuestra tierra y contribuir al desarrollo de la agricultura y la ganadería. Entonces ¿por qué no dignificarlo?

Soy un convencido que para comunas como Putaendo contar con un Plan de Alfabetización Rural es una necesidad imperante, pues no basta sólo con admirar la labor del trabajador y la trabajadora del campo, sino de entregarles herramientas y abrirles oportunidades que le permitan tener una vida mejor y digna, no tan sólo desde el punto de vista de los ingresos, sino que digna en el sentido que reconozcamos en ellas y en ellos a sujetos de derecho, que merecen que estos sean respetados y valorados por la comunidad, pues son un pilar importante de ella, y como tales, no deben quedar ajenos a las oportunidades.

Debemos pensar en una comuna que genere un motor de equidad y desarrollo social de manera integral. Tenemos que ser capaces de dejar de ver sólo cifras y números y comenzar a visualizar a ciudadanos empoderados y sujetos de derecho, cuyas herramientas para ejercerlo deben ser entregadas por quienes los representan, en este caso desde el Concejo Municipal.

Según los lineamientos del Instituto de Seguridad y Empleo de la República de Argentina, los PAR ocupan un formato de 12 semanas con régimen presencial de 3 veces por semana, garantizando resultados rápidos y progresivos que contribuyen, por una parte, a reducir los indicadores de analfabetismo y a mejorar considerablemente las condiciones de vida y las oportunidades de acceso al mercado laboral de muchas personas.

“El Programa de Alfabetización Rural, que no considera a la alfabetización como una necesidad sino como un derecho, representa hoy una posibilidad cierta de mejoramiento de la calidad de vida del trabajador rural, ya que con la alfabetización se contribuye a mejorar la autoestima y a estimular el desarrollo de las potencialidades de cada individuo”.

Agradecido de que se haya tomado el tiempo de leer esta columna de opinión, y sin lugar a dudas cualquier comentario o sugerencia será bien recibida y tomada en cuenta, pues justamente se trata de generar una contribución, y entre todos, identificar distintos aspectos e iniciativas que beneficien a nuestra histórica comuna.

Que todas y todos tengan un excelente fin de semana. Un saludo afectuoso

Joaquín Gallardo Astudillo
Estudiante de Periodismo
Candidato a Concejal Putaendo
S-38

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: