Madre pide apoyo de instituciones de salud para operar a su hijo que sufre de polidactilia

Madre pide apoyo de instituciones de salud para operar a su hijo que sufre de polidactilia

Ingrid Muñoz teme que su hijo de cinco años en el futuro sea víctima de bullying debido a que nació con un sexto dedo en uno de sus pies. Aseguró que en el Hospital San Juan de Dios de Los Andes le habrían indicado que no podía ser operado pero que sí existía esa posibilidad si lo hacía de forma particular. Ahora espera el apoyo de las instituciones públicas de salud para evitar que el pequeño sea discriminado. (Foto autorizada).

Un sentido llamado realizó la madre de un pequeño de cinco años que sufre de polidactilia para que las instituciones de salud accedan a poder operarlo en el sistema público y así su hijo pueda llevar una vida social con normalidad, lejos de las burlas que puede generarle en el futuro el haber nacido con un sexto dedo en uno de sus pies.

Ingrid Muñoz es madre soltera, no puede trabajar ya que tiene un alto porcentaje de discapacidad y solo recibe una pensión mensual de $104.000. Su hijo nació con polidactilia en un pie, situación que asegura, no fue advertida al momento del parto en el Hospital San Camilo y dicha patología no figura en su acta de nacimiento ni en otro documento médico.

Aunque el pequeño no presenta mayores impedimentos físicos, Ingrid teme que su relación con sus futuros compañeros de colegio se vea afectada por esta malformación y su hijo sea víctima de bullying. Por este motivo acudió a consultar la opinión de un traumatólogo en el Hospital San Juan de Dios de Los Andes para ver la posibilidad de una operación que permitiera extirpar el sexto dedo. La mujer asegura que en el establecimiento de salud le habrían indicado que el procedimiento quirúrgico no era prioritario y que su hijo podía vivir con polidactilia, aunque si su intención era proseguir con la operación podía hacerlo de forma particular. El valor del procedimiento alcanza los $3 millones.

“Lo que no quiero es que se burlen de mi hijo en el colegio. Él puede caminar, puede correr bien. Yo le compro zapatos más grandes para que no tenga dolencias, aunque el a veces me dice ‘mamá, me duelen mis gemelos’ porque así les dice. En verano usa chalitas cubiertas para que nadie lo mire raro y mi temor es que sea víctima de bullying por su condición. Acudí al Hospital de Los Andes para que me lo puedan operar y me dijeron que no era prioridad pero que podía hacerlo de forma particular. Vivo con una pensión de $104.000 y no tengo para pagar una operación particular” indicó Ingrid Muñoz.

La mujer dejó en claro que haciendo pública su situación no espera recibir donaciones en dinero, sino que el sistema público de salud el abra las puertas a ella y su pequeño y poder operarlo para que pueda vivir una infancia y el resto de su vida lejos de la crueldad que se esconde detrás de un comentario derivado de su condición.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: