Detectan millonario desfalco a socios del Comité Habitacional Valle de Putaendo

Detectan millonario desfalco a socios del Comité Habitacional Valle de Putaendo

A solo días de que finalmente las 159 familias de la Villa San José de la Dehesa por fin reciban sus hogares, una comisión revisora de cuentas detectó un déficit superior a los $2 millones. Recargas a más de 20 celulares distintos, boletas adulteradas y cuentas no rendidas enfurecieron a los socios del comité, quienes responsabilizaron a  la presidenta y la tesorera de la organización.

Durante años las 159 familias del Comité Habitacional Valle de Putaendo han debido sortear incontables inconvenientes para lograr el sueño de la casa propia. Tras varias postergaciones finalmente este viernes recibirán su nuevo hogar. Sin embargo, un millonario desfalco ennegrece el hermoso momento.

El martes 03 de junio la directiva de la nueva Villa San José de la Dehesa entregó una rendición de tesorería a los socios del comité. Luego que gran parte de los asociados se mostrara inconforme con el registro financiero de la organización, decidieron conformar una comisión revisora de cuentas conformada por cinco personas, todas socias o familiares de los beneficiarios, quienes revisaron cada uno de los ingresos, egresos, registros, libros y boletas del comité, encontrándose con distintas irregularidades que no demoraron en calificar de desfalco y perjuicio.

Una de las situaciones que desató mayor indignación tiene relación con el desmedido gasto en recargas y pago de planes de telefonía móvil. 20 números telefónicos distintos registran recargas que van desde los $2 mil a los $30.000. La comisión revisora llegó a una cifra superior a $1.900.000 sólo en este ítem, mientras que la directiva entregó una rendición de $1.365.000, por lo que existe un déficit de $534.900 que no están rendidos. Los integrantes de la comisión llamaron uno por uno a los números registrados y sólo uno respondió y correspondía al teléfono del familiar de una miembro de la directiva.

Los otros ítems donde se registraron déficit son en la adquisición de mercadería, arreglos florales para fallecidos, fotocopias, libros, llaveros y otros documentos, donde las diferencias entre lo rendido por tesorería y lo detectado por la comisión revisora es considerable y corresponden a montos que superan incluso los $240.000.

Pero el hecho más grave tiene que ver con la adulteración de boletas notariales, en las cuales el valor de un gasto era considerablemente aumentado. Por ejemplo, un pago de $12.000 figuraba en las boletas por un valor de $120.000. Esta misma operación se repitió en varios documentos, situación que generó la molestia de la notario y conservador de Putaendo, quien incluso evaluó realizar la denuncia correspondiente ante la Brigada de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones.

 

Una vez que la comisión terminó de exponer los antecedentes se desató la molestia de la totalidad de los asociados del comité de vivienda que estuvieron presentes en la asamblea que se llevó a cabo la tarde del miércoles en el Liceo Manuel Marín Fritis. En la instancia apuntaron sus críticas hacia la presidenta de la organización, Cecilia Carmona, y la tesorera Paola Bustamante. La comisión explicó que de acuerdo a los estatutos que los rigen, será la directiva del comité quien debe responder por el desfalco causado a los asociados.

Entre las varias acusaciones contra las directivas, incluso no fueron pocos quienes pidieron que Carmona y Bustamante se ausentaran de la ceremonia de entrega de las viviendas del comité.

Las aludidas realizaron sus descargos ante la asamblea. Paola Bustamante, tesorera de la organización negó haber adulterado documentos y haber cometido un desfalco a las finanzas del comité, limitándose a señalar que ella solo pegó en un cuaderno las boletas que le hacía llegar la presidenta de la organización. “No soy mañosa, no vi plata ni me la gasté” lanzó molesta ante las respuestas de los asistentes. En tanto, Cecilia Carmona, presidenta del Comité Valle de Putaendo también negó la adulteración de los documentos notariales, y visiblemente alterada aseguró que reunirá los antecedentes para defenderse de las acusaciones, no sin antes tildar de “porquería de gente” a quienes la criticaron.

A pesar que ambas desconocieron haber cometido desfalco y adulterar boletas notariales, la presidenta y la tesorera de la organización debieron firmar una declaración jurada ante notario, comprometiéndose a pagar el millonario déficit.

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: