Header ad
Header ad
Header ad
Header ad
Header ad
Columna de Opinión: "Trabajo de la Comisión Nacional de Riego en la Cuenca del Río Putaendo"

Columna de Opinión: "Trabajo de la Comisión Nacional de Riego en la Cuenca del Río Putaendo"

Después de meses de incertidumbre que, para la ciudadanía de Putaendo y especialmente para sus agricultores, significó la constitución de derechos de aprovechamiento de aguas de carácter no consuntivo  por parte de la Hidroeléctrica Guardia Vieja,  recientemente se ha suscrito un preacuerdo entre la empresa señalada y la directiva de la Junta de Vigilancia del Río Putaendo, que ha disipado tal  estado de ánimo.  El mencionado convenio, entre sus principales contenidos, consagra el reconocimiento como principal destinación de las aguas que corren por dicha cuenca  a la actividad agrícola en sus diversas manifestaciones,  sin que la explotación hidroeléctrica que se haga de ellas pueda poner en riesgo tal objetivo, y además permite el aseguramiento para dicha Organización de Usuarios, y por extensión para todos sus comuneros, de parte de las eventuales utilidades que el negocio energético pueda proporcionar augurando con ello un futuro promisorio para las partes intervinientes y la comunidad toda.

En este estadio, resulta conveniente dar una mirada a la labor que la Comisión Nacional de Riego (CNR) ha venido realizando hace algunos meses en la comuna de Putaendo.

Ya es un hecho de público conocimiento la construcción en el Río Putaendo del embalse Chacrillas, obra que está enmarcada en la política del gobierno del presidente Sebastián Piñera de reducir  la brecha de más de cincuenta años de atraso que nuestro país presenta en materia de infraestructura de embalses. Para graficar tal situación vale mencionar que Chile tiene una disponibilidad de agua tres veces mayor que Australia, pero nuestra capacidad de almacenamiento es 20 veces menor que en ese país.  Es en parte por tal razón que nuestro país cuenta con 1,1 millones de hectáreas bajo riego, mientras que Australia supera los  5 millones de hectáreas.

Con el objeto de asegurar y complementar los beneficios que el embalse Chacrillas trae para los regantes y usuarios de las aguas del Río Putaendo, la CNR ha desarrollado el Programa de Saneamiento de Derechos de Aprovechamiento de Agua constituidos en la cuenca, el que tiene tres tareas fundamentales, a saber, (1) obtener información confiable y actual acerca de la situación legal que presenta la tenencia de los mencionados derechos por parte de quienes las utilizan; (2) avanzar hacia la regularización de dicha tenencia de manera de ajustarla a la legislación vigente  y de esa forma colocar al alcance de sus titulares los múltiples beneficios que ello proporciona;  y (3) fortalecer las organizaciones de usuarios,  que constituyen el espacio fundamental de discusión y toma de decisiones respecto de los intereses de los regantes.

Esperamos en próximas columnas ir dando cuenta a la comunidad acerca de los alcances y avances logrados respecto de cada uno de estos objetivos, los que a nuestro juicio contribuyen en posicionar al riego como factor clave para aumentar la competitividad y mejorar la calidad de vida de nuestros agricultores y sus familias.

Por Italo De Blasis Vargas

Abogado

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: